Usted está aquí

Salvan vidas infantiles en Dar es Salaam, Tanzania, mediante la seguridad vial

SARSAI fue el ganador del primer Premio Ross para Ciudades, un concurso global para proyectos urbanos que han desatado cambios ejemplares

El caos a menudo reina en las calles de Dar es Salaam, capital de Tanzania. Camionetas compactas, automóviles y motocicletas recorren caminos a medio terminar, sin señalización, aceras o semáforos. Los peatones caminan en fila al alcance de los vehículos que transitan a exceso de velocidad. Grupos de niños con uniformes escolares se toman la mano mientras, al borde de la carretera, esperan una oportunidad para cruzar. Buscan pequeñas interrupciones en el tráfico para lanzarse al otro lado de la calle y llegar antes de que suene la campana para el inicio de clases. Todos los días, estos viajes pone en riesgo sus vidas.

Cada año, más de 12 estudiantes resultan heridos o muertos en los siniestros viales que ocurren en algunas de las escuelas de mayor riesgo en Dar es Salaam. La creciente población de la ciudad, el creciente número de automóviles y el desarrollo desordenado se han combinado para crear desplazamientos peligrosos para los niños en edad escolar. Si bien la seguridad vial es un problema global, más de 1.35 millones de personas mueren en choques cada año, una cifra que va en aumento, los niños en el África subsahariana tienen más del doble de probabilidades de morir en un accidente, que los niños en otras partes del mundo. En los barrios pobres de esas ciudades, las probabilidades son aún mayores.

Amend, una organización sin fines de lucro de seguridad vial global, trabaja para salvar las vidas de los niños, cambiando los caminos que atraviesan. El programa Evaluación y Mejora de la Seguridad Vial en las Áreas Escolares (SARSAI, por sus siglas en inglés), se enfoca en las escuelas con las tasas más altas de siniestros viales y crea corredores de seguridad mejorada, entre los hogares de los niños y sus escuelas.

“La seguridad vial es mucho más que una medida para mantener a las personas seguras”, afirma Ayikai Poswayo, director del programa SARSAI en Amend, “determina cómo funciona una ciudad y cómo se sienten las personas dentro de una ciudad”.

Los niños en el África subsahariana tienen el doble de probabilidades de morir en un accidente de tránsito que los niños en otras partes del mundo. Los cruces designados como el de arriba ayudan a que los estudiantes caminen a la escuela más seguros. Foto de Kyle Laferriere.Los niños en el África subsahariana tienen el doble de probabilidades de morir en un accidente de tránsito que los niños en otras partes del mundo. Los cruces designados como el de arriba ayudan a que los estudiantes caminen a la escuela más seguros. Foto de Kyle Laferriere.

Corredores de seguridad

Las comunidades y las autoridades locales son participantes activos a lo largo del proceso de SARSAI. Ayudan a Amend a recopilar datos sobre el tráfico y los peatones, y aplican encuestas y mediciones para describir y analizar sus desafíos y los puntos de acceso peligrosos. Una vez identificada la problemática, implementan medidas con las autoridades viales locales. Instalan reductores de velocidad, diseñan y señalizan recorridos, instauran medidas para calmar el tráfico y otras infraestructuras en las calles cercanas. A veces incluso crean nuevas entradas a las escuelas para ayudar a los niños a evitar áreas especialmente peligrosas. Luego trabajan con los estudiantes para sensibilizarlos sobre comportamientos peatonales más seguros.

Estas soluciones simples, que cuestan solo unos 25 mil dólares por escuela, están transformando la manera de vivir en Dar es Salaam. A la fecha, SARSAI ha ayudado a más de 38 mil estudiantes, así como a los miembros de sus familia, que se preocupan menos por las caminatas de sus hijos a la escuela, y a los vecinos, que se benefician de una infraestructura peatonal más segura.

Yasini Tahwa, conductor de un mototaxi, reconoció que las modificaciones a las calles han cambiado su forma de conducir. “Antes, solíamos temer que golpeásemos a los niños, pero no hacíamos nada; ahora, cuando llegamos al paso peatonal, esperamos a que los niños crucen primero antes de seguir nuestro camino”.

Los corredores crean un ambiente más seguro para los niños y todos los peatones. Foto de Kyle Laferriere.Los senderos crean un ambiente más seguro para los niños y todos los peatones. Foto de Kyle Laferriere.

Gran impacto con recursos limitados

En el corazón de lo que hace que SARSAI sea efectivo, están los datos. Para lograr el máximo impacto con recursos limitados, los ingenieros y estadísticos de Amend sondean primero las áreas escolares de mayor riesgo de una ciudad. A partir de eso eligen las intervenciones que mejor se ajustan a las condicione de cada área.

Entre 2015 y 2016, Poswayo y su equipo realizaron un estudio revisado por pares con el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estado Unidos, y en comparación con el grupo de control, las zonas escolares intervenidas por SARSAI experimentaron un 26 por ciento menos de lesiones de tránsito, además de que las velocidades de los vehículos en esas zonas cayó en un 60 por ciento. Es el primer método de su clase, revisado por pares, que ha logrado reducir el número de lesiones y muertes ocasionadas por siniestros viales en la región. Pero el impacto de SARSAI va más allá de las cifras, ya que ayuda a los niños a comprender que su seguridad, movilidad y libertad en la ciudad son importantes. Los niños también se hacen conscientes de la importancia de un entorno seguro y los alienta a involucrarse en la seguridad vial del futuro.

“Como padre estoy muy contento”, señala Didace Kamugisha, de la escuela primaria Mikumi, “esto no sólo ha ayudado a los estudiantes, sino también a los ciudadanos que usan las vías”.

Los niños juegan en el patio de la escuela primaria Mikumi en Dar es Salaam, Tanzania. Foto de Kyle Laferriere.Los niños juegan en el patio de la escuela primaria Mikumi en Dar es Salaam, Tanzania. Foto de Kyle Laferriere.

Sembrando las semillas del cambio

“El hecho de que las intervenciones que implementamos sean simples y asequibles significa que pueden ser replicadas básicamente en cualquier parte del mundo”, comenta Poswayo.

SARSAI inició en 2012 con una subvención de 100 mil al año para trabajar con dos escuelas de Dar es Salaam. Ahora se ha expandido a otras 26 áreas escolares de alto riesgo en esa ciudad, cubriendo el 60 por ciento de las escuelas de mayor riesgo, así como ocho ciudades más en ocho países.

En Lusaka, Zambia, Amend está asociada con la oficina del alcalde. En Accra, Ghana, la organización trabaja para crear un plan de acción para peatones. En otras partes de Tanzania, Amend ayuda al Banco Mundial a incorporar los principios de SARSAI en el diseño de nuevas vías en ocho ciudades. Amend incluso se ha asociado con la UNICEF para compartir su metodología con la ciudad de Kingston, Jamaica.

Mejorar la seguridad de algunos de sus residentes más vulnerables, cambia fundamentalmente el tejido de toda una ciudad. Une a una comunidad que integra a padres, familias, maestros, jóvenes y líderes locales, reimaginando cómo se utiliza el espacio público en la vida diaria. Comenzar con un enfoque en los niños y sus escuelas, una preocupación tan grande para muchos, permite una conversación más amplia sobre la construcción de las ciudades que sean mejores para todos.

“Lo que SARSAI hace es mirar a nuestras ciudades desde el ángulo del peatón infantil”, explica Poswayo, “si pudiéramos diseñar todas nuestras ciudades desde ese ángulo, las estaríamos diseñando para la seguridad de todos”.

Nuestro serie de blogs Transformaciones Urbanas aborda las historias de los finalistas del primer Premio Ross para Ciudades, un concurso global de proyectos ejemplares que han desatado cambios en diferentes. El ganador de este primer premio, escogido entre casi 200 concursantes de todo el mundo, fue otorgado al Programa de Evaluación y Mejora de la Seguridad Vial en Zonas Escolares (SARSAI, por sus siglas en inglés), un método eficaz, altamente replicable y de alto impacto en cuanto a los traslados que hacen los niños para ir a la escuela en Dar es Salaam, Tanzania, y otras ciudades africanas. Para más información, visita wrirossprize.org.

Share

Añadir nuevo comentario

Mantente Conectado

Regístrate para recibir noticias de WRI Mexico

Recibirás noticias y anuncios de la red WRI Mexico.