Usted está aquí

¿Por qué una crisis sanitaria como la actual nos obliga a transitar hacia una economía verde?

A medida que los gobiernos buscan recuperarse de la pandemia del COVID-19, los esfuerzos deberían fortalecer la resistencia a los impactos del cambio climático, señalan

La pandemia del COVID-19 es ante todo una tragedia humana que ha infectado a más de 120 mil personas y matado a más de 7 mil personas hasta el 17 de marzo de 2020, de acuerdo con la AFP. La pérdida de vidas humanas es desgarradora y seguirá aumentando.

El virus también ha golpeado a la sociedad como un tsunami global, interrumpiendo los viajes, cortando comunidades, cerrando fábricas y sacudiendo los mercados económicos. El sector manufacturero mundial ha sufrido su peor contracción desde la recesión de 2009. Goldman Sachs pronostica un crecimiento cero de las ganancias para las empresas estadounidenses, mientras que las aerolíneas y las líneas de cruceros se tambalean mientras la gente opta por quedarse en casa.

No es de extrañar que esta importante crisis mundial esté dando lugar a una menor demanda de energía, lo que a su vez reduce las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. La producción industrial de China ha disminuido entre el 15% y el 40% desde que comenzó la crisis, lo que ha llevado a una disminución de las emisiones de aproximadamente el 25% en ese mismo período.

Las reducciones de las emisiones causadas por las crisis económicas tienden a ser temporales y pueden dar lugar a un aumento de las emisiones a medida que las economías intentan volver a la normalidad. Por ejemplo, después de la crisis financiera mundial de 2008, las emisiones mundiales de CO2 procedentes de la combustión de combustibles fósiles y la producción de cemento aumentaron un 5,9% en 2010 lo que compensó con creces la disminución del 1,4% en 2009.

Ante la posibilidad de que la pandemia desencadene una desaceleración económica mundial, los dirigentes ya están buscando formas de apuntalar las economías de sus países. Los enfoques que adopten para estimular el crecimiento económico tendrán efectos duraderos, por lo que deben ser elegidos cuidadosamente.

Lo que los gobiernos deben evitar es tratar de impulsar sus economías tras una crisis sanitaria mundial exacerbando otra, a saber, la contaminación atmosférica. Un paquete de estímulo que incluya el aumento de la producción o el uso de combustibles fósiles haría exactamente esto.

Los peligros para la salud de duplicar los combustibles fósiles

Más de 5 millones de personas en todo el mundo mueren prematuramente cada año debido a la contaminación del aire. Dos tercios de las muertes por contaminación atmosférica son causadas por combustibles fósiles emitidos por fuentes como centrales eléctricas, automóviles y fábricas. Los expertos estiman que las enfermedades y la mortalidad prematura asociadas a la contaminación del aire por el transporte por carretera costaron a los países de la OCDE 1,7 billones de dólares en 2010. Y tanto la contaminación atmosférica como el coronavirus plantean mayores riesgos para las personas con condiciones respiratorias preexistentes como el asma, por lo que añadir a nuestra carga de contaminación atmosférica podría exacerbar la contribución general del coronavirus a las enfermedades y muertes.

Durante las crisis económicas anteriores, varios países recurrieron rápidamente a paquetes de estímulo que incluían inversiones en proyectos de infraestructura listos para comenzar. En muchos casos, esto incluía la construcción de más centrales eléctricas de carbón u otros combustibles fósiles, la mejora de las carreteras, la inversión en industrias pesadas como la de fabricación de automóviles y otras. Seguir ese viejo juego para responder a la pandemia de COVID-19 sería un terrible error, ya que amplificaría la crisis sanitaria de la contaminación del aire.

China es la que más ha sufrido este brote de COVID-19 hasta ahora, y también tiene algunas de las tasas más altas de contaminación del aire. En 2013, la contaminación atmosférica relacionada con el carbón causó aproximadamente 366.000 muertes prematuras en China. Por supuesto, China no está sola. La India tiene 22 de las 30 ciudades más contaminadas de la Tierra. El smog de la capital, Nueva Delhi, se volvió tan tóxico en noviembre de 2019 que el gobierno declaró una emergencia de salud pública, cerrando las escuelas e instando a la gente a permanecer en sus casas.

Mientras los países tratan de dar a sus economías una muy necesaria sacudida a raíz del brote de COVID-19, los gobiernos y las empresas que están considerando paquetes de estímulo tienen esencialmente dos opciones: pueden encerrar décadas de desarrollo contaminante, ineficiente, con alto contenido de carbono e insostenible, o pueden utilizarlo como una oportunidad para acelerar el inevitable cambio a sistemas de energía y transporte con bajo contenido de carbono y cada vez más asequibles, que aportarán beneficios económicos a largo plazo. Este último también luchará frontalmente contra dos crisis importantes: la contaminación atmosférica y la creciente emergencia climática.

El argumento económico a favor de un desarrollo con bajas emisiones de carbono

La buena noticia es que un conjunto creciente de pruebas demuestra que la búsqueda de un crecimiento con bajas emisiones de carbono y resistente al clima es la mejor manera de obtener beneficios económicos y sociales duraderos. Una acción climática audaz podría aportar al menos 26 billones de dólares en beneficios económicos mundiales netos de aquí a 2030, en comparación con la situación actual, según la Nueva Economía del Clima.

Lo que es cierto a nivel mundial también lo es a escala nacional. Indonesia es una de las mayores economías del mundo. El Ministerio de Planificación del país identificó una vía de crecimiento con bajas emisiones de carbono, que va más allá de los compromisos actuales del país en materia de clima y que daría lugar a una tasa media de crecimiento del PIB de más del 6% anual desde ahora hasta 2045. Las pruebas demuestran que esta vía de crecimiento con bajas emisiones de carbono superará el crecimiento económico en el marco del mantenimiento de la situación actual desde el primer año en que se persiga, al tiempo que se desencadenará una serie de beneficios económicos, sociales y ambientales en Indonesia. En 2045, esos beneficios incluirán más de 15 millones de puestos de trabajo adicionales -que son más ecológicos y mejor remunerados-, una reducción más rápida de la pobreza y beneficios regionales y de género.

La infraestructura sostenible y con bajas emisiones de carbono debe ser fundamental para cualquier estímulo dirigido por el gobierno en respuesta al brote de COVID-19. Los gobiernos tienen un papel fundamental que desempeñar en el establecimiento de estrategias de inversión sólidas, bien articuladas y sostenibles. La inversión en infraestructura sostenible crea empleos hoy y muchos más beneficios sociales y económicos mañana. Por ejemplo, la Ley de recuperación y reinversión de los Estados Unidos de 2009 dio lugar a una serie de beneficios sociales y económicos, entre los que cabe mencionar el apoyo a unos 900.000 puestos de trabajo en el sector de la energía no contaminante en los Estados Unidos de 2009 a 2015. Las inversiones de los paquetes de estímulo también deberían ayudar a crear resistencia en nuestras comunidades ante los efectos de un clima cambiante. La Comisión Mundial de Adaptación ha determinado que el beneficio neto de invertir en una infraestructura resistente durante el próximo decenio en los países en desarrollo sería de 4,2 billones de dólares a lo largo de la vida útil de la nueva infraestructura, con un beneficio de 4 dólares por cada dólar invertido.

Los líderes empresariales y el sector financiero ya están despertando a los riesgos de invertir en actividades de alto carbono y a los beneficios de pasar a una economía de bajo carbono y resistente, y los gobiernos deberían seguir su ejemplo. Más de 16 grandes propietarios de activos, con casi 4 billones de dólares en inversiones en todo el mundo, se han comprometido a hacer la transición de todas sus carteras de inversiones a inversiones de emisiones netas cero para 2050, y muchos otros están abandonando rápidamente las inversiones en combustibles fósiles. Las empresas sostenibles ya están superando a sus pares. Por ejemplo, las empresas comprometidas con el 100% de la energía renovable tienen mejores márgenes de beneficios y ganancias netas que las que no tienen este compromiso. Y las empresas que gestionan y planifican activamente el cambio climático aseguran un 18% más de retorno de la inversión que las empresas que no lo hacen, y un 67% más que las empresas que se niegan a revelar sus emisiones.

La acción climática es clave para la recuperación económica y la prosperidad a largo plazo

El brote mundial de COVID-19 muestra, sin lugar a dudas, que los gobiernos tienen la capacidad de adoptar medidas urgentes y radicales para contener las crisis. Esto no será fácil, y requiere que todos nosotros hagamos nuestra parte. Sin embargo, al salir de esta crisis inmediata, debemos que tener claro que no tendría sentido responder a la recesión económica a corto plazo con malas inversiones a largo plazo. En cambio, tenemos la oportunidad de utilizar las medidas de estímulo para impulsar el crecimiento tras la crisis sanitaria de COVID-19, tanto para frenar la contaminación atmosférica como para ayudar a abordar la crisis climática.

La creciente urgencia de la crisis climática muestra la necesidad imperiosa de tomar medidas inmediatas para reducir drásticamente las emisiones ahora. Y las oportunidades de hacerlo, dados los nuevos desarrollos con tecnologías limpias y su caída de costos, nunca han sido mejores. Mientras que las restricciones en los viajes y las grandes reuniones son un reto, a su vez también pueden ayudarnos a cambiar nuestro propio comportamiento hacia el trabajo, la educación y los patrones de viaje que son mucho más sostenibles, incluyendo el reconocimiento de las oportunidades y beneficios más amplios del teletrabajo y las reuniones virtuales. Estamos siendo forzados a reajustar nuestros hábitos ahora, pero deberíamos usar esto como un momento de aprendizaje al salir de la crisis.

No podemos dejar de lado la emergencia climática. Este año, los países deben cumplir los compromisos nacionales sobre el clima para 2030, alineados con el objetivo de alcanzar un mundo con cero emisiones netas para 2050. Si bien COVID-19 y sus repercusiones económicas son, con razón, el principal objetivo de muchos gobiernos hoy en día, al tratar de impulsar la economía, también debemos considerar el mañana. Para los países que buscan apuntalar sus economías en tiempos turbulentos y lograr un crecimiento sostenible a largo plazo, la acción climática ofrece una excelente oportunidad.

Texto publicado originalmente en: Insights

Share

Añadir nuevo comentario

Mantente Conectado

Regístrate para recibir noticias de WRI Mexico

Recibirás noticias y anuncios de la red WRI Mexico.