Usted está aquí

El plástico es nuestro ‘eneamigo'

Antes de que los plásticos se convirtieran en enemigos de la naturaleza, debían ser amigos de la naturaleza, afirma el autor

Creado en 1869 como sustituto del marfil en las bolas de billar, el primer plástico sintético fue considerado como el salvador del elefante y un sustituto de la madera, el metal, la piedra, los huesos, los colmillos y los cuernos de diversos animales. Según el Instituto de Historia de la Ciencia, los plásticos fueron vistos como una forma de proteger el mundo natural de "las fuerzas destructivas de las necesidades humanas".

            Siglo y medio después, el apetito humano por el plástico está lejos de ser satisfecho, y un futuro sin él parece inverosímil. El plástico es a la vez un significante de la prosperidad moderna en forma de automóviles, zapatos, envoltorios de productos, bolsas de compras y otros bienes de consumo hechos de este material versátil, y un grave problema moderno.

            La producción de plástico se ha disparado desde mediados del siglo XX, alcanzando los 311 millones de toneladas en 2014, 20 veces la cantidad producida 50 años antes, mientras que la población mundial creció poco más del doble. Cuando el cambio climático sigue siendo el problema ambiental que probablemente se volverá apocalíptico, como lo subraya el último informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU, pocas cuestiones nos recuerdan tan estrictamente que los humanos están en peligro de convertir al mundo en un basurero. Nuestra incapacidad para lidiar con el plástico también afecta nuestras cadenas de suministro de alimentos y los medios de vida de las comunidades costeras que ya son vulnerables al cambio climático. Trozos microscópicos de plástico han encontrado su camino en las dietas de los eufausiáceos, los crustáceos de la base de la cadena alimentaria marina alrededor de la Antártida.

            Dado que es poco probable que el mundo deje de producirlo y usarlo, ¿qué podemos hacer para mitigar la contaminación dañina que causa? Básicamente existen cuatro formas de tratar el plástico al final de su vida útil: reciclarlo, incinerarlo, eliminarlo en sistemas de gestión de residuos o simplemente desecharlo.

 

Construyendo una nueva economía de los plásticos

Necesitamos reducir nuestro uso del plástico y crear formas innovadoras de usarlo y reutilizar de manera más eficiente durante todo su ciclo de vida. Una Nueva Economía de los Plásticos basada en estos principios tendría un impacto económico y ambiental, con un valor de entre 76 y los 114 millones de dólares anualmente, reduciendo los desechos plásticos en un 75 por ciento.

            Para apoyar este esfuerzo esencial, una nueva Asociación de Acción Plástica Global, organizada por el Foro Económico Mundial, y de la cual el World Resources Institute es un socio, está reuniendo a empresas, donantes internacionales, gobiernos nacionales y locales, grupos comunitarios y expertos de clase mundial, para ayudar a acelerar las soluciones de economía circular al problema de los residuos plásticos. El gobierno danés se ha unido a esta asociación y también ha establecido su Plan de Acción Nacional sobre Plásticos.

            Otra nueva iniciativa, P4G - Partnering for Green Growth and the Global Goals 2030, cofinanciada por los gobiernos de Dinamarca y los Países Bajos y gestionada por WRI - ya está apoyando a tres asociaciones público-privadas que buscan repensar nuestro uso de plásticos.

            Una de las asociaciones está en Kenia, donde solo el 10% de los 1.3 millones de kilos de residuos plásticos producidos cada semana se recolectan para su reutilización. En 2017, el gobierno de Kenia anunció la prohibición más dura del mundo sobre las bolsas de plástico, una medida que ahora está siendo considerada por los países africanos vecinos. Desarrollada por la Alianza del Sector Privado de Kenia, esta asociación busca expandir la recolección de plástico, etiquetar y trazar botellas y atraer a los fabricantes para encontrar nuevos usos para los materiales plásticos reciclados.

 

Acabado de residuos mediante el corte de envases de plástico

Foodpanda, un servicio de distribución de alimentos basado en aplicaciones en Asia y Europa del Este, está aprovechando este nuevo modelo de negocio teniendo en cuenta el riesgo de depender de los envases de plástico de un solo uso. Esta filial de Delivery Hero, con sede en Alemania, está trabajando en asociación con Forum for the Future, una ONG sobre sostenibilidad, para eliminar los envases de plástico de su sistema de entregas en toda Asia. El proyecto podría tener un impacto poderoso en la reducción de desechos e inspirar a otras industrias a hacer lo mismo.

            La Fundación para la Protección del Medio Ambiente de China está liderando una asociación en colaboración con los municipios chinos y el gigante del comercio electrónico Alibaba para reducir el empaquetado innecesario de los productos que se entregan en las puertas de los clientes y respaldar el reciclaje y la reutilización del plástico y los materiales del paquete. Más de 16 mil millones de paquetes del comercio electrónico se entregan a los consumidores chinos en bolsas de plástico, al año.

            Soluciones innovadoras como éstas requieren que las empresas se unan con el gobierno y otras organizaciones, volviendo a imaginar el papel que juegan los plásticos en sus operaciones. Pueden aprovechar la experiencia de las ONG y otros, participando en una Nueva Economía de los Plásticos que podría potenciar los alcances. Por ejemplo, se proyecta que el mercado global de reciclaje de plásticos crezca a un 6.5 por ciento anual de 2017 a 2023, alcanzando un tamaño de mercado de casi 452 ​​mil millones de dólares para 2023, lo que impulsaría significativamente el empleo.

            Durante gran parte del siglo XX, el plástico parecía el futuro. Pero ahora, hasta bien entrado el 21, podemos aceptar que el plástico no es ni amigo ni enemigo, sino un “eneamigo”: un hecho de la vida moderna. Al igual que otros materiales utilizados en los productos, debemos minimizar el desperdicio y maximizar la reutilización. Algunas de las respuestas más imaginativas a la pregunta de qué hacer con los plásticos provienen de los países que más sufren la contaminación plástica a medida que avanzan hacia la prosperidad. Tiene sentido que las empresas más imaginativas del mundo se unan a ellas a medida que avanzamos.

            Una versión de este post apareció originalmente en Business Green.

Share

Añadir nuevo comentario

Nuevo de WRI

Mantente Conectado