Usted está aquí

"El Acuerdo de París no es suficiente": 10 lecciones de Andrew Steer, presidente de WRI

Durante la Cuarta Conferencia sobre Medio Ambiente de Asia, el mes pasado en Singapur, Andrew Steer pronunció un discurso titulado "Cómo prosperar y proteger a la comunidad global", ante una audiencia de 200 personas.

 

Aquí los 10 puntos destacados de su discurso.

 

1. El Acuerdo de París no es suficiente. Andrew Steer advirtió que si bien el Acuerdo de París, firmado el año pasado para hacer frente al cambio climático, fue un "logro increíble", el progreso realizado no está cerca de ser suficiente. Para limitar el calentamiento global a 1.5 grados Celsius, como se acordó en París, se necesita reducir en un 85 por ciento las emisiones globales. Para lograrlo, el cambio no puede darse de manera paulatina. "Necesitamos ver cambios disruptivos en todas las principales áreas de la vida económica".

 

Los directores de empresas están empezando a asumir la responsabilidad, señaló. Después de París, 200 líderes de empresas globales dijeron que querían ir más allá con metas basadas en la ciencia, que puedan medir, para monitorear su progreso en la reducción del impacto ambiental. Este es el tipo de líderes que necesitamos, dijo Steer. Los objetivos basados en la ciencia, dijo, es "una gran manera de decir que en lugar de buscar hacer mejor las cosas, se hará lo necesario y con suficiencia. Esa es la gran transición”.

 

2. El mundo debe migrar al uso de energías renovables. Es más barato hacerlo bien. ¿Es posible pasar de la economía de alto uso de carbono y baja eficiencia a la economía de bajo uso de carbono y alta eficiencia, sin afectar el crecimiento económico? Sí, dijo Steer. Pero, ¿será demasiado costosa la transición? No, incluso después de construir la infraestructura para generar la energía renovable necesaria, la cantidad ahorrada por el aumento en la eficiencia energética compensa el desembolso de capital, dijo Steer. "No dejes que nadie te diga que es demasiado caro, pues no lo es. Es más barato hacerlo bien".

 

Steer se mostró optimista sobre los impuestos al carbono. "Es estúpido poner impuestos a las cosas buenas, y es inteligente gravar las cosas malas, como el tráfico y la contaminación", dijo Steer, quien también se mostró optimista sobre el potencial del mercado financiero verde. Los inversionistas están comenzando a conseguirlo, dijo. "Lo que ha sucedido en los últimos tres años es muy emocionante. Hemos descubierto que las empresas sostenibles hacen las cosas de mejor manera".

 

"Necesitamos profundizar y recordar que, aunque todos están a favor del cambio, en la realidad pocos están a favor de cambiar ellos mismos".

 

3. El tsunami económico. El siglo pasado, la economía global se multiplicó por 20. Si la economía sigue creciendo un cuatro por ciento al año cada año, será 50 veces mayor a finales de este siglo.

 

"Es un tsunami para el que ninguna regulación ambiental puede protegernos", advirtió Steer, quien señaló que durante el último siglo ha habido un aumento de 34 veces en el material utilizado para la construcción. "Tenemos que pasar del actuar lineal 'tomar, hacer, tirar' a un enfoque más circular, y tenemos que reducir nuestra huella global de carbono de una manera significativa si queremos ser capaces de seguir creciendo", dijo.

 

4. Ciudades más inteligentes. La batalla contra el cambio climático será ganada o perdida en las ciudades, dijo Steer, quien señaló que en los próximos 15 años habrá más infraestructura construida en las ciudades que la que existe hoy, y que la expansión urbana ya está costando un billón de dólares al día para tener gente "básicamente sentada en sus coches perdiendo su tiempo".

 

Si las ciudades están diseñadas pensando en la gente en lugar de en los automóviles, se ahorrarán tres billones de dólares, dijo Steer, quien hizo referencia a Barcelona, una ciudad con una población más alta que Atlanta, pero que emite una décima parte de las emisiones de carbono per cápita que su contraparte estadounidense. "Sabemos que queremos ciudades compactas, conectadas, coordinadas y resilientes. La pregunta es cómo llegar allí".

 

5. Alimentando a 9 mil 600 millones de personas. El ámbito de la sostenibilidad más difícil de abordar es el de la alimentación y la agricultura, afirmó Steer. Se espera que la población mundial crezca a 9 mil 600 millones para 2050, lo que requerirá de un aumento del 70 por ciento en el suministro de alimentos, cuando las emisiones de carbono de la agricultura deben disminuir al menos el mismo porcentaje.

 

Una solución es frenar el desperdicio de alimentos, dijo Steer. Casi un tercio de todos los alimentos producidos es desperdiciado. "Si la pérdida y desperdicio de alimentos fueran un país, sería el tercer mayor emisor de gases de efecto invernadero después de Estados Unidos", dijo. "Es el equivalente a plantar todo el terreno de China con productos agrícolas, regarlo, fertilizarlo y dejarlo pudrirse". Hay grandes oportunidades para abordar el desperdicio de alimentos, pero "no podemos esperar a que las cosas ocurran espontáneamente, tenemos que pensar mucho más creativamente sobre cómo cambiar nuestros comportamientos", dijo. "Necesitamos de un movimiento en lugar de sólo unos cuantos ajustes en las políticas actuales".

 

6. Tecnología transformadora. La tecnología es la primera de cuatro "señales de esperanza" que, dijo Steer, apuntan hacia "grandes las revoluciones que deben ocurrir" para producir una economía baja en carbono.

 

WRI ha creado Global Forest Watch, por ejemplo, un sistema desarrollado con Google y la NASA, ampliamente utilizado para identificar incendios forestales y que ayuda a identificar a empresas que están degradando ilegalmente la tierra. "Ahora podemos ver claramente de dónde vienen los incendios. Singapur e Indonesia utilizan estos datos para procesar legalmente a (empresas deforestadoras). Con esta herramienta podemos ver a través del humo para que nadie más pueda ocultar estos crímenes".

 

7. La necesidad de acelerarlo todo para llegar juntos. Si bien el desarrollo sostenible enfrenta muchos obstáculos, en todos los casos hay esperanza, dijo Steer, optimista. "Tenemos las herramientas, tenemos el conocimiento, tenemos la narrativa, pero los resultados no están llegando lo suficientemente rápido. Tenemos que empezar a pensar en cómo acelerar el desarrollo sostenible", dijo.

 

Para que el cambio ocurra rápido necesita suceder a escala, y eso sólo se conseguirá a través de esfuerzos conjuntos. Muchos pequeños éxitos no son suficientes en el mundo de hoy, dijo Steer. "Simplemente no tenemos tiempo. Necesitamos escalarlos. Por eso necesitamos grandes ideas y grandes aliados".

 

8. Políticos audaces, por favor. Beijing, una de las ciudades más contaminadas del mundo, está considerando la introducción de una tarifa de peaje para mejorar el tráfico, al estilo de los precios de la carretera electrónica de Singapur y el cobro por congestión en Londres. Los funcionarios de la ciudad se han acercado a WRI para preguntar no sobre la tecnología adecuada, sino para saber cómo obtener la aceptación de los ciudadanos.

 

Más de 600 ciudades han firmado un tratado que reconoce las emisiones de carbono como un indicador de la ineficiencia económica, algo que Steer elogió como una innovación fuerte, pero que carece de un amplio apoyo. "¿Cómo conseguimos que el alcalde en Yakarta, por poner un ejemplo significativo, aprenda de lo que está haciéndose aquí (en Singapur) y lo replique de manera más audaz?", dijo.

 

9. Cómo cruzar el punto de inflexión. ¿Por qué durante la presidencia de Richard Nixon -que no era ambientalista- los Estados Unidos aprobaron la Ley de Aire Limpio? ¿Por qué el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, se opuso al matrimonio gay cuando tomó el cargo, pero su gobierno y otros en todo el mundo apoyaron el tema sólo unos años más tarde?

 

"Si quieres cruzar un punto de inflexión, necesitas pruebas de un problema y comunicarlas muy bien", dijo Steer. "Lo que necesita demostrarse es que hay una solución buena para abordar el problema de fondo; que es buena para los líderes políticos y buena para los ciudadanos".

 

10. Depende de ti, también. En el pasado, el progreso no surgió de ponerle impuestos a un problema, sino de personas que sintieron que era lo correcto, y de otros que continuaron en esa línea, concluyó Steer.

 

"Necesitamos mirar más adentro y recordar que, aunque todos están a favor del cambio, no todos están dispuestos a cambiarse a sí mismos. Si no lo hacemos, sería mejor empacar nuestras cosas e irnos a casa".

 

Este texto de Robin Hicks fue publicado originalmente en Eco Business el 16 de diciembre de 2016.

Foto: UNS / Facultad de Ciencias.

Mantente Conectado

Regístrate para recibir noticias de WRI Mexico

Recibirás noticias y anuncios de la red WRI Mexico.