Usted está aquí

La acción colectiva en la encrucijada: ¿qué valorar en 2020?

Para 2020 hay siete factores que, en conjunto y con un alcance político inteligente, pueden impulsar un cambio en la agenda climática

En la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro en 1992, vi a más de 100 jefes de estado y de gobierno hacer fila para firmar los documentos originales de la Convención Marco sobre el Cambio Climático, el Convenio sobre la Diversidad Biológica y la Agenda 21. Las negociaciones habían sido duras, y algunos líderes estaban más entusiasmados que otros. Pero para todos los presentes en la sala estaba claro que ese era un momento de propósito moral muy claro, una reunión de la comunidad mundial para hacer frente a las amenazas globales críticas que ninguna nación individual podría abordar por sí sola.

¿Qué salió mal?

Casi tres décadas después, estamos todavía más lejos de darle solución a estos temas que en aquel entonces. Sin embargo, en otras áreas, ha habido grandes logros. La producción y los ingresos mundiales reales se han duplicado con creces desde 1992, la pobreza se ha reducido a un ritmo sin precedentes en la historia de la humanidad, la esperanza de vida ha aumentado drásticamente y el progreso tecnológico ha sido asombroso. Pero cuando se trata de la acción colectiva para proteger los bienes públicos mundiales, los gobiernos del mundo simplemente no han estado a la altura. Sólo en los últimos 10 años, las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero han sido mayores que el total de las emisiones en los dos siglos comprendidos entre 1750 y 1950, y los científicos creen que la pérdida de biodiversidad se está produciendo a un ritmo mil veces superior al natural. Hoy en día, un millón de especies están amenazadas de extinción.

La última década no ha sido el momento de mayor orgullo de la humanidad, aunque hubo una notable excepción a mediados de la década. En 2015, el mundo fue testigo de un convenio sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible y sobre la acción climática en el marco del Acuerdo de París. Por un breve momento, pareció que tal vez se podría reavivar la era de la cooperación. Pero en los cinco años transcurridos desde entonces, hemos visto poca voluntad de compromiso por el bien común. El empeoramiento de la desigualdad dentro de los países y los sentimientos de desempoderamiento y resentimiento entre los que se han quedado atrás por la globalización y el cambio tecnológico han enfocado la atención en los asuntos internos en lugar de dirigirlos hacia cualquier bien global. Los 20 objetivos de biodiversidad de Aichi, fijados hace 10 años, no se han cumplido en su mayor parte. En la conferencia climática de Madrid, en diciembre de 2019, los negociadores no pudieron ponerse de acuerdo sobre el plazo de tiempo para el aumentar la ambición, las reglas básicas de los mercados de carbono o, de hecho, casi nada.

No es de extrañar que los expertos en clima hayan apodado a los últimos 10 años como "La Década de la Desconfianza" y "La Década de la Desilusión".

¿Todavía hay esperanzas?

En este contexto y a medida que entramos en el año 2020, ¿Por qué en WRI estamos redoblando nuestros esfuerzos en la creencia de que este año y la próxima década va a ser diferente? Creemos que siete factores proporcionan un grado de esperanza que simplemente no existía hace una década. Ninguno de ellos por sí solo provocará el punto de inflexión requerido, pero combinados y en conjunto con un alcance político inteligente, pueden proporcionar el impulso para un cambio sistémico real.

1) Evidencia que ya no puede ser ignorada

La naturaleza misma está gritando a un volumen que aumenta cada año. Diecinueve de los veinte años más calurosos de la historia registrada han ocurrido en los primeros 19 años de este siglo. El costo económico y humano de los fenómenos meteorológicos extremos, las sequías, las inundaciones y la pérdida de hábitats naturales están obligando a todas las personas, excepto a los más marginados, a reconocer el peligro. La nueva ciencia estudiada por el Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), la Plataforma Intergubernamental científico-normativa sobre diversidad biológica y servicios de los ecosistemas (IPBES) y muchas otras fuentes, nos está recordando que los problemas son más graves de lo que pensábamos y que, con las tendencias actuales, crecerán de manera potencialmente catastrófica. Observemos, tristemente, como más eventos extremos inducidos por el clima en el año 2020 causan más sufrimiento y crean un impulso para la acción.

2) El despertar de los jóvenes ciudadanos

Nunca antes siete millones de personas habían marchado con un propósito en común inspirados por Greta Thunberg, elegida la Persona del Año por la revista Time. Nunca se había invitado a tantos jóvenes activistas a dirigirse a las Naciones Unidas, a los parlamentos nacionales y al Foro Económico Mundial. Al igual que en el caso de los plásticos en los últimos dos años, esta acción ciudadana sobre el clima está teniendo un impacto en todo el mundo: Los parlamentos de 15 países - desde Francia y el Reino Unido hasta Argentina, Bangladesh y Canadá - han declarado estados de "emergencia climática", y 18 países se han comprometido ahora a un camino hacia las emisiones netas cero. Durante la carrera presidencial de Estados Unidos en 2016, el cambio climático se consideró un tema electoral perdedor, mientras que ahora es el centro de atención ya que los candidatos se postulan entre sí en un esfuerzo decidido por ser más fuertes en cuanto al clima. Una cuestión clave para el año 2020 será si el movimiento ciudadano se convierte en un fenómeno verdaderamente global. Hay que prestar atención a la participación en el 50 aniversario del Día de la Tierra (22 de abril), y la voz de los activistas en la Cumbre de los Océanos en Lisboa (junio), la COP de la Biodiversidad en Kunming (octubre) y la COP del Clima en Glasgow (noviembre).

Hay que observar si el tema de la transición justa se convierte en un tema central durante el período previo a estas reuniones. Veremos el tono y la dirección de las elecciones de noviembre.

3) Una nueva narrativa económica

Hace una década prevalecía el lenguaje de las concesiones. Es necesario evaluar los beneficios de la protección de los bienes comunes mundiales junto con los costos en términos de dinero, empleo y crecimiento económico. La pelea fue por las tasas de descuento. ¿Los beneficios en un futuro lejano justificarán los costos de hoy? Ahora se está imponiendo un marco muy diferente. La Comisión Mundial sobre la Economía y el Clima, por ejemplo, demostró las oportunidades que se generan con una Nueva Economía del Clima, en la que las políticas climáticas inteligentes pueden promover un uso más eficiente de los recursos, inducir nuevas tecnologías, abordar la contaminación y proporcionar una estabilidad de los incentivos a largo plazo, lo que, combinado, puede conducir a beneficios a corto y largo plazo. El lenguaje de los costos y las compensaciones es reemplazado por el lenguaje de la inversión y la oportunidad. Esto se expresa de diferentes maneras, incluyendo, por ejemplo, la famosa frase "lo verde es oro" del Presidente Xi Jinping. Si bien este viaje analítico se ha centrado principalmente en el cambio climático, están surgiendo ideas paralelas del Panel de Alto Nivel sobre una Economía Oceánica Sostenible, y de una serie de iniciativas de Business for Nature en el período previo a la COP de Biodiversidad de este año. Veremos esta narrativa difundida en 2020.

4) Cambiando el comportamiento corporativo

La nueva narrativa económica está comenzando a echar raíces en las escuelas de negocios y en las salas de juntas. Hace diez años, un pequeño número de líderes de negocios estaban armando el caso económico para la acción, pero muy pocos estaban actuando. Hoy en día, aunque sigue siendo una minoría, el número crece a un ritmo acelerado, y la intención lleva a la acción. Más de 750 grandes empresas se han comprometido con los Objetivos Basados en la Ciencia, y el número está creciendo. Casi 200 de ellos han aumentado su ambición de ser consistentes con el objetivo de mantenerse dentro de un mundo con un grado de calentamiento por debajo de 2 grados de calentamiento. Estos compromisos requieren transparencia tanto en las emisiones como en los plazos de las empresas para aplicar la descarbonización en sus cadenas de valor. ¿Por qué lo hacen? No porque los gobiernos lo exijan (no lo hacen), sino porque estas empresas de vanguardia creen que es un negocio inteligente, que aumenta su eficiencia, motiva a sus empleados y clientes y, cada vez más, atrae la financiación. Los compromisos representan ahora alrededor de 1 gigatonelada de emisiones bajo los alcances 1 y 2, y casi 4 gigatoneladas bajo el alcance 3 (incluyendo las cadenas de valor), equivalente al 10% del total de las emisiones globales.

Observa si estos compromisos crecen en 2020 hasta el punto de que el 20% de las principales empresas de cada sector se unan a este grupo un punto en el que los expertos creen que toda la industria podría ser parte. Observemos si estos líderes utilizan su fuerza de persuasión para influir en la política del gobierno y obligar a sus asociaciones empresariales a participar en el nuevo entendimiento económico del siglo XXI.

5) Agitación en los mercados financieros

Hasta hace poco, los mercados financieros habían sido, en el mejor de los casos, neutrales en su influencia sobre las decisiones de inversión sostenible, y a menudo totalmente negativos debido a su conservadurismo y enfoque a corto plazo. Actualmente se está produciendo un cambio radical, impulsado por el reconocimiento de los graves riesgos asociados al cambio ambiental (tanto los riesgos físicos como los activos varados) y por las oportunidades que se perciben de la acción climática. Por lo tanto, el cambio está siendo impulsado tanto por los gestores de riesgos, incluidos los reguladores, como por los propietarios de los activos e intermediarios financieros que ven la oportunidad de obtener beneficios, así como el propósito moral. En consonancia con la nueva narrativa económica, se está difundiendo la opinión de que las inversiones de alto nivel en aspectos del medio ambiente, bienestar social y gobernanza las empresas pueden, en contra de lo que se pensaba anteriormente, aumentar el rendimiento a medio y largo plazo.

La versión más profunda de esto incluye la noción de que un enfoque en el valor compartido conducirá a empresas más sanas, más rentables y más legítimas desde el punto de vista moral.

Estas ideas están generando una serie de iniciativas y coaliciones de propietarios de activos e inversores institucionales (Alianza de Propietarios de Activos Cero Netos, Climate Action 100+), bancos centrales, reguladores y creadores de normas Red para la ecologización del sistema financiero, Consejo de Normas de Divulgación del Clima, Consejo de Normas de Contabilidad Sostenible (SASB), y una nueva Coalición de Ministros de Finanzas para la Acción Climática (que ya ha atraído a 55 miembros). El Grupo de Trabajo sobre Divulgación Financiera relacionada con el Clima (TCFD) ha surgido como la fuerza líder para las normas voluntarias globales, y muchos conocedores del tema esperan que la divulgación sea obligatoria en los mercados financieros clave en los próximos años.

Estos son los primeros días, pero la preparación de la COP de Glasgow ofrece una importante oportunidad. Hay que ver si los líderes de las diversas iniciativas pueden hacer que el conjunto sea más que la suma de las partes, y así formar el comienzo de un verdadero movimiento. Observemos también al Gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, en su nueva función de Enviado Especial del Secretario General para la Acción Climática y las Finanzas.

6) Coaliciones para el cambio de sistema

Lograr el cambio requerido no puede hacerse mediante acciones incrementales de los actores individuales. Se necesitan coaliciones de líderes -a menudo con la participación del gobierno, el sector privado, la ciencia y la sociedad civil- para crear movimientos para el cambio en todo el sistema. Es alentador ver que estas coaliciones se están formando en la mayoría de los sectores clave. Estas coaliciones pueden desempeñar un papel vital en el esclarecimiento del problema y la posibilidad de una solución, y en la identificación de acciones que pueden ser difíciles de asumir por los actores individuales, pero que tienen sentido cuando todos actúan juntos.

Entre ellos se encuentran, por ejemplo, la Comisión Mundial de Adaptación; el C40 y la Coalición para las Transición Urbana; la Coalición para la Alimentación y el Uso de la Tierra, el New Deal for Nature and People y la Alianza para los Bosques Tropicales; la Alianza Powering Past Coal; el Panel de Alto Nivel para una Economía Oceánica Sostenible; la Plataforma para la Aceleración de la Economía Circular (PACE); Champions 12.3 para la pérdida de alimentos y los residuos; la Comisión de Transición Energética para los sectores que son difíciles de reducir; y muchos otros. Estas coaliciones pueden desempeñar un papel fundamental en la aclaración del problema y la posibilidad de una solución, así como en la identificación de acciones que pueden resultar difíciles de emprender por los actores individuales, pero que tienen sentido cuando todas actúan juntos.

Lo mejor de estas coaliciones creará una espiral ascendente de confianza y acción - a veces llamada "bucles de ambición", en la que los líderes se instan unos a otros a tomar medidas más ambiciosas. El análisis de los anteriores puntos de inflexión positiva sugiere que las coaliciones de líderes casi siempre desempeñan un papel positivo. En la actualidad, cuando la acción colectiva multilateral es tan difícil, estos enfoques plurilaterales son especialmente valiosos. Obsérvese el papel de estas coaliciones en la preparación de los principales puntos de decisión en 2020.

7) Nuevo liderazgo

En ausencia del liderazgo de Estados Unidos, es comprensible que una buena parte de la atención se centre en los posibles acuerdos entre la Unión Europea, China, India y otros grandes emisores. Las recientes decisiones de la UE sobre su Acuerdo Verde, incluyendo su enfoque en una transición justa, proporcionan una verdadera esperanza. Pero también hay un grupo emergente de otros países que insisten en la ambición. Hasta ahora, 79 países se han comprometido a aumentar su ambición climática en el período previo a la COP de Glasgow. Si bien éstos representan sólo el 10,5% de las emisiones mundiales, su voz colectiva está demostrando ser eficaz. El grupo incluye muchos países africanos y de islas pequeñas vulnerables, que hablan con autoridad moral. También incluye a países emergentes como México, Colombia, Argentina y Sudáfrica. Países del G20 como Indonesia, también están intensificando sus esfuerzos. El país ha completado una importante Iniciativa de Desarrollo con Baja Emisión de Carbono, que demuestra la transformación positiva de su economía en el período de 2020-2040. El gobierno planea incorporar los hallazgos en su próximo plan quinquenal, con las emisiones de carbono como indicador principal.

Oportunidades para la acción colectiva global en 2020: puntos clave en las decisiones

Este será un gran año para el océano, para la biodiversidad y la naturaleza, y para el cambio climático. En cuanto al océano, las principales decisiones sobre áreas protegidas, subsidios de pesca, gobernanza del alta mar, el océano y el clima, datos oceánicos y finanzas, y mucho más, se discutirá en la Cumbre de las Naciones Unidas sobre los Océanos que se celebrará en Lisboa en junio, en la Organización Mundial del Comercio en septiembre, en la Conferencia de las Partes en la Convención sobre la Diversidad Biológica que se celebrará en Kunming en octubre y en la Conferencia de las Partes en la Convención sobre el Clima que tendrá lugar en Glasgow.

En cuanto a la biodiversidad, las metas y políticas a 10 años se negociarán en el marco del Convenio sobre la Diversidad Biológica, y deben ser mucho más responsables que las fallidas metas de Aichi que reemplazarán. También deben centrar sus acciones en los impulsores de la pérdida de hábitat, así como en los objetivos geográficos. El papel de China como anfitrión de la COP es una oportunidad importante. Observemos si China se une a otras naciones en el monitoreo y la regulación de los impactos ambientales de su enorme comercio de mercancías y su iniciativa Belt and Road.

En cuanto al clima, el año 2020 es crucial para el futuro del Acuerdo de París. Cinco años después de que se forje el Acuerdo de París, se exige a los países que aumenten su ambición. Hasta ahora, los grandes emisores han estado esperando al margen. Los próximos meses son críticos. Hay que tener cuidado de que los compromisos para avanzar hacia "neto-cero" -que aún no está formalmente definido y puede ser políticamente más fácil- no sustituyan a una mayor ambición en el período 2020-2030, que es lo que se requiere ahora. El Reino Unido, como presidente de la COP, tiene una importante tarea diplomática en los próximos meses. Observemos si este y otros líderes son capaces de aprovechar la "Vía de Acción" (el gran número de compromisos que se harán fuera de las negociaciones) para aumentar el espíritu de cooperación de las negociaciones.

Observen si el nuevo grupo de líderes del clima puede, junto con los líderes de las pequeñas islas vulnerables y los países africanos, crear un ambiente de cooperación positiva. Estemos atentos a un posible acuerdo entre los grandes emisores, especialmente la UE y China. También para ver si la Cumbre de Adaptación al Clima de octubre en Ámsterdam ofrece avances en materia de finanzas, agricultura e infraestructura, y a su vez amplía la ambición en Glasgow.

Compromiso de WRI

Esta es una agenda enorme y emocionante. Hay mucho en juego y nadie debería anticipar el éxito fácil. El mundo va en la dirección equivocada, y para darle la vuelta será necesario un cambio sistémico en todas las áreas de la vida económica. Esto es bastante factible y asequible, y conducirá a una mayor prosperidad, una mayor igualdad y una calidad de vida mucho mejor. Pero la inercia y los intereses creados son muy poderosos. En WRI, estamos muy orgullosos del trabajo de nuestros 1.000 expertos y profesionales, y de nuestros muchos socios. Reconocemos que, si actuamos solos, sólo vamos a cubrir la superficie. Por lo tanto, nos comprometemos a elegir cuidadosamente nuestros puntos de entrada, trabajando siempre desinteresadamente con los demás y actuando con intensidad y humildad. El personal de WRI en nuestras 11 oficinas internacionales (Brasil, China, Etiopía, República Democrática del Congo, India, Indonesia, México, Países Bajos, Turquía, Reino Unido y Estados Unidos) está agradecido por las profundas asociaciones de las que es parte y se compromete a hacer todo lo posible para que el año próximo sea el punto de inflexión que debe ser.

¿Más casos como Dinamarca?

Nos inspira el valiente liderazgo que estamos viendo en algunas comunidades, corporaciones, ciudades y naciones. Todos los principales partidos políticos de Dinamarca, por ejemplo, acordaron recientemente el objetivo de reducir las emisiones en un 70% para el año 2030, y ser neutrales en cuanto a las emisiones de carbono antes de 2050. Todavía no saben exactamente cómo alcanzarán estas metas, pero su ambición está llevando a todo tipo de innovación y a la participación de vibrantes grupos de múltiples interesados. Su objetivo refleja una profunda comprensión de lo que la Comisión Mundial sobre la Economía y el Clima ha denominado "la historia del crecimiento del siglo XXI". La economía danesa se verá influida de manera significativa como resultado de esta decisión. Mantendrá y aumentará su reputación como los líderes en la tecnología de punta. Sus ciudadanos disfrutarán de un aire más limpio, mejor transporte, menos residuos, más espacios verdes, y el conocimiento de que son líderes en la revolución para dar a nuestros nietos una Tierra que funciona bien y en la cual podrán prosperar.

Share

Añadir nuevo comentario

Mantente Conectado

Regístrate para recibir noticias de WRI Mexico

Recibirás noticias y anuncios de la red WRI Mexico.